Tumores en Tejidos Blandos

TUMORES EN TEJIDOS BLANDOS

Quistes Epidérmicos.

Los quistes epidérmicos son pequeños bultos no cancerosos debajo de la piel. Pueden aparecer en cualquier parte de la piel, pero son más frecuentes en el rostro, el cuello y el tronco.

Los quistes epidérmicos crecen lentamente y, a menudo, son indoloros, por lo que rara vez causan problemas o necesitan tratamiento. Si el aspecto del quiste te molesta, o si es doloroso, se rompe o se infecta, puedes pedirle al médico que te lo extirpe.

Muchas personas llaman «quistes sebáceos» a los quistes epidérmicos, pero son diferentes. Los verdaderos quistes sebáceos son menos frecuentes. Surgen de las glándulas que segregan materia grasa que lubrica el cabello y la piel (glándulas sebáceas).

Los signos y síntomas de los quistes epidermoides comprenden los siguientes:

  • Un bulto pequeño y redondo debajo de la piel; por lo general, en el rostro, el cuello o el tronco
  • Una pequeña espinilla negra que tapona la abertura central del quiste
  • Una sustancia espesa, de color amarillo y con mal olor que, a veces, drena del quiste
  • Enrojecimiento, inflamación y sensibilidad en la zona, si el quiste está inflamado o infectado

Lesiones benignas de tejido adiposo (Lipoma).

Un lipoma es un bulto de grasa de crecimiento lento que, la mayoría de las veces, se sitúa entre la piel y la capa muscular oculta. Un lipoma, que se siente pastoso y, por lo general, no duele, se mueve con facilidad al presionarlo ligeramente con los dedos. A menudo, los lipomas no se detectan en la edad adulta. Algunas personas tienen más de un lipoma.

Un lipoma no es cáncer y suele ser inofensivo. Por lo general, no se necesita tratamiento, pero si el lipoma te molesta, es doloroso o crece, es recomendable extirparlo.

Boris Villavicencio Peña - Doctoralia.pe
Reserve su Cita con el Dr Boris Villavicencio. +51 968 222 276